martes, 30 de agosto de 2011

CONTAMINACIÓN NUCLEAR

CONTAMINACION NUCLEAR
Luego de lo ocurrido en Japón, con las consecuencias del Tsunami y los terremotos sobre la Central Nuclear de Fukushima, se tuvo mayor atención a las consecuencias de lo que es la denominada Contaminación Nuclear, además de informarnos de lo que es la denominada Escala INES, que gira en torno a los niveles de contaminación permitidos, pero ¿Cuales son las consecuencias? Os lo contaremos a continuación. Podéis ver también en ElblogVerde un artículo especial sobre la contaminacion del agua
Contaminacion Nuclear
En primer lugar, definimos a la contaminación radiactiva (también conocida como contaminación nuclear) con la presencia de unas determinadas sustancias o partículas radiactivas en un entorno determinado, producto por radioisótopos de origen natural o artificial.
Los naturales provienen de la misma corteza terrestre, y sus niveles de concentración suelen aumentar por la actividad humana, mientras que los artificiales han sido generados directamente por la mano del hombre, teniendo una menor difusión que los otros, y por ende, poca variabilidad de materiales (generalmente, Uranio, Polonio, Radón y Berilio, entre otros)

Contaminación en Personas y Alimentos

  • Contaminación Radiactiva en Personas:
La aparición de la contaminación puede manifestarse en primer lugar en las personas, en forma externa, con una imperceptible adhesión de partículas radiactivas en la ropa o la piel, o bien en forma interna, por cualquiera de las vías de acceso: Respiratorias, digestivas o parenterales (inyección de sustancias radiactivas)
Estas contaminaciones pueden generarse tanto en el manejo de materiales radiactivos, o en fallas en el funcionamiento de los reactores nucleares, en caso de producirse en forma accidental, o bien en forma intencional en el caso de terrorismo o utilización de armas nucleares en un conflicto bélico.
Hiroshima
A su vez, puede darse por una constante exposición a radiactividad en el ámbito laboral, citando como ejemplo el caso de los Rayos X utilizados en medicina, cuya constante exposición puede causar graves perjuicios a la salud.
  • Contaminación Radiactiva de Alimentos:
Es menos frecuente de encontrarse por la gran cantidad de controles y organismos que revisan la calidad de los alimentos, sin embargo cabe destacarse que ocurre cuando se utilizan algunos productos químicos o biológicos que en el momento de la manufacturación o en diversos procesos, pueden adquirir propiedades de radiactividad, derivando en una contaminación en personas por su ingesta.

Consecuencias de la Contaminación Radiactiva

Chernobyl Accidente
En primer lugar, se establece que tomar medidas de descontaminación es una tarea sencilla y efectiva, siempre y cuando ésta afecte a factores externos al cuerpo humano, lo que debe consistir simplemente en limpiar o eliminar las ropas contaminadas, además de concurrir a un tratamiento médico para la limpieza o extracción de la piel que ha sido contaminada (que debe ser realizado tomando todos los recaudos necesarios, como ropa de protección especial)
La exposición a altos niveles de contaminación puede causar serios trastornos a la salud, afectando internamente a todos los órganos por los que estas partículas pasan en un intento por excretarlas, y hasta puede advenir la muerte en unas horas, además de alteraciones genéticas por una constante exposición a los materiales radiactivos.


Lo nuclear, el problema más peligroso de la humanidad


Central nuclear - Pedro armestre/Greenpeace
Central nuclear - Pedro armestre/Greenpeace
Reacciones nucleares de fisión, manipulación de elementos radiactivos y su almacenamiento para la energía y para armas implican peligro y daño irreversible.

La industria nuclear utiliza como materia prima isótopos radiactivos naturales, cuyos elementos son inestables, es decir pueden cambiar fácilmente su masa atómica, variando el número de neutrones, lo que los convierte en radiactivos. Algunos ejemplos son: uranio, polonio, tritio, radón o polonio.
El enriquecimiento de elementos radiactivos o como consecuencia de reacciones nucleares produce isótopos radiactivos artificiales como por ejemplo: plutonio, cesio, yodo, curio, criptón, cobalto, estroncio, rutenio o selenio, algunos de ellos altamente radiactivos.

Consecuencias

La radiactividad emitida por los elementos anteriores es muy dañina para los seres vivos porque actúa directamente sobre los tejidos alterando la estructura atómica de los mismos y produciendo multitud de desajustes metabólicos y fisiológicos, además de cambiar los códigos de reproducción de las células que desemboca en cánceres , enfermedades crónicas y horribles malformaciones en los fetos.
 
El nivel de peligrosidad de cualquier tipo de riesgo, bien sea físico, químico o biológico se establece por varios parámetros: probabilidad e inminencia de accidente o incidente y la magnitud del mismo, las consecuencias para la salud de las personas , demás seres vivos y su entorno, así como la posibilidad de sanación , duración de la convalecencia y, en su defecto, el nivel de curación y bienestar a lo largo de la vida en convivencia con la infección.

Grado de probabilidad de accidente o incidente nuclear

Hay que partir de la base de que es posible cualquier tipo de accidente atómico, puesto que siempre existen factores de seguridad no tenidos en cuenta porque se ignoraban, un hecho imprevisible no se ha podido controlar (errores humanos circunstanciales), o simplemente no se ha querido cumplir el protocolo por razones económicas.
Los accidentes nucleares, con explosión del blindaje y rotura del cofre, producen gases y vapores altamente radiactivos que son muy difíciles de controlar, puesto que no se puede parar la reacción con un alto desprendimiento de calor.
La probabilidad de accidente nuclear dependerá de:
1. El número de centrales nucleares y su grado de exposición a terremotos, sabotajes , ataques terroristas o militares.
2. La antigüedad y grado de agotamiento de los soportes de combustible, blindaje, encofrado de contención, así como de los sensores y elementos de seguridad.
3. El grado de desarrollo en materia de seguridad de las centrales y fábricas de tratamiento en funcionamiento, de los almacenes de elementos y residuos nucleares así como el grado de cumplimiento del protocolo nuclear.
4. Número de países y de armas nucleares desarrolladas.
5. Ruta utilizada por tierra mar y aire y tipo de transporte, tanto de residuos como de elementos radiactivos.
En este sentido, podemos estar seguros que la peligrosidad del accidente, si bien es bajo, aumenta día a día porque aumenta sin parar el número de centrales nucleares, el número de países que no cumplen con todos los protocolos, tanto para las centrales como para residuos radiactivos y su transporte, así como el número de países con armas nucleares.
Hasta ahora se han producido los siguientes hechos muy graves:
1. Bombardeo nuclear a Hiroshima y Nagasaki.
2. Accidente de la central en Chernovyl (Ucrania): la central era muy antigua y además no se cumplieron medidas de seguridad elementales antes, durante y después del accidente.
3. Fukushima (Japón): se subestimó la potencia de un posible tsunami.
4. Contaminación de ríos en Rusia, debido a escapes radiactivos por parte de centrales de tratamiento.
También se han registrado multitud de accidentes de incidencia menor, tanto en centrales, como en almacenes nucleares o centros de tratamiento de residuos en países como Rusia, España, Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, Japón y otros. A buen seguro que se han producido accidentes que no se han registrado.

La alta peligrosidad de las radiaciones nucleares

Depende de la cantidad y tipo de radiación, también del tiempo y forma de exposición a dicha radiación.
Las radiaciones nucleares no se ven y salvo accidente grave en la proximidad del mismo tampoco se sienten, sin embargo, contaminan todo lo que tocan, se infiltran en la tierra y en acuíferos subterráneos, van a parar a los ríos, lagos y mares, se transportan fácilmente por la atmósfera en forma de vapor de agua y gases. Es fácil suponer que si la tierra y el agua se contaminan, las plantas se contaminan y la atmósfera se contamina aunque no estemos expuestos directamente a dicha contaminación, esta puede llegar a nosotros a través del aire, el agua o la cadena alimenticia.
Las radiaciones nucleares no se eliminan durante nuestra vida porque su duración va desde centenares de años hasta cientos de miles de años.
Cuando ocurre un accidente nuclear o una mala manipulación de elementos radiactivos la contaminación corre riesgo de extenderse desde centenares hasta miles de kilómetros, quedando la "superficie más dañada totalmente inservible por siempre jamás", a no ser que se dejara dicha superficie como un solar excavado hasta un metro de profundidad, teniendo que enterrar todo lo eliminado en superficie y hasta un metro de tierra en lugar seguro, lo cual es absolutamente inviable.

Conclusión

Las armas nucleares son absurdas porque inutilizan para siempre allá donde caen, y no le sirve de nada al atacante, e incluso se puede volver contra el atacante mismo en forma de bombas y radiaciones procedentes del propio ataque.
La contaminación nuclear inutiliza y daña eternamente.
La energía nuclear es costosísima, en cuanto a su instalación, mantenimiento y almacenamiento de los residuos, puesto que los elementos constructivos y los recursos humanos utilizados son muy caros, además, los lugares de almacenamiento y el mismo almacenamiento, incluso después de su cierre necesita un mantenimiento exhaustivo de por vida.
La energía nuclear es innecesaria porque existen otras formas de energía renovables que funcionan, y aunque el rendimiento sea menor y los costes sean altos merece la pena el esfuerzo.
Se hace imperante el desmantelamiento de todas las centrales que alcanzan el límite de su tiempo de vida fijado, y un compromiso a nivel mundial de no construir más armas ni centrales nucleares, porque de nada sirve que un país se comprometa a ello si otros no lo hacen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada